Máxima Estudio-Taller: arte contemporáneo cubano

Fachada de Máxima Estudio-Taller.
Fachada de Máxima Estudio-Taller.

En la esquina de Monserrate y Tejadillo, en la Habana Vieja, se sitúa hace menos de un año, un espacio dedicado a la promoción y venta de arte cubano contemporáneo. Se trata de la galería Máxima Estudio Taller, dirigida y representada por Yaiset Ramírez, quien tiene una experiencia de más de 10 años trabajando con artistas que abogan por el arte contemporáneo.

La galería está inscrita en el Fondo Cubano de Bienes Culturales y sin importar los formatos –ya sea escultura, pintura, o instalación-, la meta es preparar las condiciones óptimas para dar a conocer la obra de artistas consagrados, así como la de jóvenes en ascenso.

Este Estudio-Taller nació en el contexto de la XIII Bienal de La Habana “La construcción de lo posible”, en abril de 2019. Sus puertas se abrían para mostrar la exposición colectiva Luces, evaluada por su especialista Gabriel Cedeño como “obras con muy buenos resultados, que “le gustó a la gente”, con la “presencia de variedad de técnicas, estilos y discursos”.

Los artistas Douglas Pérez Castro, Rafael Villares, Irving Vera, Jorge López Pardo y Juan Suárez Blanco fueron los encargados de esta primera muestra, bajo la curaduría de Caridad Blanco, importante crítico de arte en nuestro país.

Cada trimestre se inaugura una nueva exhibición abierta al público por espacio de un mes. A Luces le siguió la Expo Finalé Mundos, muestra personal del artista Moisés Finalé.

Esta vez la exposición fue curada por Nelson Herrera Ysla, y considerada por el propio creador como una “exposición extraña”, refiriéndose a la conjunción de obras antiguas con otras de reciente facturación. Las piezas datan de la década del 80` y 90` del pasado siglo, otras se firmaron en 2019. Pudiera definiese como un encuentro entre lo nuevo y lo viejo.

La exhibición de Finalé dio paso a Contrapunto, muestra del artista Juan Suárez que radica en Pinar del Río. En sus piezas es notable una frescura nueva, atractiva, evocadoras para el espectador, ya sea por su depurada factura o por sus poéticos títulos. La presentación fue curada por Yaiset Ramírez y el propio artista, mientras que las palabras del catálogo estuvieron a cargo de David Mateo, significativo crítico de arte, quien expresa sobre la muestra: “Las obras pictóricas que exhibe ahora en Contrapunto han llevado ese dramatismo, esa tensión narrativa de la parábola, a un punto álgido de exponencialidad, poniendo siempre por delante la destreza técnica y el sentido estético de su representación.”

Para el próximo trimestre se planea presentar, a un año de la apertura, una muestra del habanero Douglas Pérez.

Máxima Estudio-Taller, aunque se dedicada a promover la obra de artistas jóvenes y consagrados, incluye la realización de programas a la comunidad donde se inserta geográficamente. La intención más alta es socializar y acercar la obra al público y viceversa. Este perfil comunitario se dirige a talleres con niños.

En el catálogo de Máxima están incluidos 11 artistas que colaboran de manera activa en el quehacer de la novel institución. Y no solo trabaja con artistas de la plástica, sino también con diseñadores. Se manifiesta en la buena factura de catálogos y promociones, en la imagen fresca y actual que mantiene la galería.

En estos tiempos de redes sociales, de aldea global y súper conexión, Máxima apuesta por hacerse visible también desde ese escenario. Atiende su comunidad de Facebook, donde otros artistas comparten su obra y textos académicos. Aprovecha asimismo la plataforma virtual para revelar su trabajo y su dimensión comunitaria.

En menos de un año, ha logrado más de ochocientos seguidores en diferentes redes. El sitio web es actualizado con noticias y entrevistas variadas. Los “Miércoles de Pensamiento”, y los “Viernes de Humor”, son dos espacios que aportan mayor visualización y alcance.

Los pensamientos que proponen y comparten provienen de los artistas del catálogo como este de Juan Suárez, hablando respecto a su obra el pasado miércoles 22 de enero de 2020: “Hay que cortar por lo sano. El cuchillo lo utilizamos en la vida doméstica, nunca pensé que fuera un elemento de agresividad, sino para significar que tengo una parte oxidada, pero todavía hay otra que corta.”

Máxima Estudio-Taller es un nuevo espacio donde compartir, promocionar y saber de buena tinta, lo mejor del arte cubano contemporáneo.

Wendy Ramos Cáreces, estudiante de Conservación y Restauración de Bienes Muebles, especialidad de la Universidad de las Artes de Cuba.

 

                                                              

Publicado 4/02/2020