Roberto Fabelo

Roberto Fabelo (Camagüey, 1950), pintor, dibujante e ilustrador cubano, Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 2004.

En mundo mediado por el deseo y la ilusión, Fabelo llega para materializar nuestros suspiros en el arte. Tiene una mano privilegiada para la creación y es uno de los artistas más versátiles y reconocidos en la isla caribeña.

Utiliza el humor absurdo en sus acuarelas y esculturas para dar paso a un juego lúdico de figuras humanas que presentan una relación indisoluble con el mundo animal. Mujer y naturaleza, realidad y ficción se imbrican con elementos del impresionismo y el surrealismo. Confirma de esta forma que es posible ser auténtico en la época posmoderna, cuando los estilos se confunden y la mayoría de los pintores producen más de lo mismo.

Desentrañarlo en sus más heterogéneas dimensiones resulta bien complejo, ya que las musas parecen guiarlo por diferentes derroteros y no se conforma con un solo método, Fabelo posee un apetito voraz en sus más de 65 abriles.

Es también un amante de la figura femenina y de la libertad corporal. Relaja su mirada y es posible imaginarlo con ojos pícaros, los que junto con sus manos privilegiadas han generado destellos de belleza inigualable.

Frase de Roberto Fabelo: “Hay que hacer del camino que recorremos algo mejor de lo que nos hemos propuesto. Necesitamos emanciparnos como humanos, como entes sociales”.

Roberto Fabelo (Camagüey, 1950), pintor, dibujante e ilustrador cubano, Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 2004.

En mundo mediado por el deseo y la ilusión, Fabelo llega para materializar nuestros suspiros en el arte. Tiene una mano privilegiada para la creación y es uno de los artistas más versátiles y reconocidos en la isla caribeña.

Utiliza el humor absurdo en sus acuarelas y esculturas para dar paso a un juego lúdico de figuras humanas que presentan una relación indisoluble con el mundo animal. Mujer y naturaleza, realidad y ficción se imbrican con elementos del impresionismo y el surrealismo. Confirma de esta forma que es posible ser auténtico en la época posmoderna, cuando los estilos se confunden y la mayoría de los pintores producen más de lo mismo.

Desentrañarlo en sus más heterogéneas dimensiones resulta bien complejo, ya que las musas parecen guiarlo por diferentes derroteros y no se conforma con un solo método, Fabelo posee un apetito voraz en sus más de 65 abriles.

Es también un amante de la figura femenina y de la libertad corporal. Relaja su mirada y es posible imaginarlo con ojos pícaros, los que junto con sus manos privilegiadas han generado destellos de belleza inigualable.

Frase de Roberto Fabelo: “Hay que hacer del camino que recorremos algo mejor de lo que nos hemos propuesto. Necesitamos emanciparnos como humanos, como entes sociales”.